El inesperado romance europeo que ha durado 50 años

Alexandra Ferguson

(CNN) — Carolyn Mazzie llegó al aeropuerto Schiphol de Amsterdam en septiembre de 1971, emocionada por embarcarse en un viaje de tres semanas por Europa.

Carolyn, que entonces tenía 30 años, trabajaba para la Southern Pacific Railroad, una red de trenes estadounidense que desde entonces ha sido absorbida por la compañía ferroviaria Union Pacific. Hace 50 años, Southern Pacific Railroad tenía varios miles de empleados, y el club de empleados de la empresa organizaba regularmente viajes internacionales, rentando aviones y autobuses para transportar a los trabajadores del ferrocarril por Europa.

Además de sus obligaciones laborales, Carolyn participaba en la organización de estas excursiones. Pasaba horas en las reuniones ayudando a coordinar los planes. Llegar a Europa siempre le ponía un poco nerviosa: si algo salía mínimamente mal, se sentía responsable. Claro que se divertían, pero Carolyn siempre estaba, al menos parcialmente, en “modo trabajo”.

El astronauta retirado Buzz Aldrin se casa con el “amor de toda la vida” en su cumpleaños número 93

En el viaje de 1971, a Carolyn y a sus colegas los recogió en el aeropuerto un autobús amarillo brillante. Mientras Carolyn dirigía a sus compañeros, ayudándoles a subir el equipaje a bordo y a acomodarse en sus asientos, no se dio cuenta de que el director del viaje la observaba con admiración desde lejos.

“Estaba fuera del autobús”, cuenta Chris De Vreeze, el director de la excursión, a CNN Travel. “Y debo decir que me pareció que estaba muy guapa desde ese momento”.

Chris era un veinteañero de los Países Bajos. Acababa de terminar el servicio militar obligatorio y se había embarcado en una aventura mochilera por Europa.

En su regreso a Países Bajos había conseguido un trabajo de director turístico que, al menos en parte, satisfacía sus ansias de viajar: trabajaba como guía en viajes a países escandinavos, así como a España y Portugal.

“Nos encargábamos de recoger a los turistas en el aeropuerto de Schiphol y luego viajábamos en autobús por toda Escandinavia durante unas tres semanas”, recuerda Chris. “Y así fue como nos conocimos, por primera vez, en Amsterdam”.

“Al principio no me fijé mucho en Chris”, dice Carolyn. Estaba agotada por el vuelo y concentrada en que el viaje empezara bien.

Ese primer día, el autobús de Chris se dirigió a Lübeck, en el norte de Alemania, para que los cansados viajeros transatlánticos pudieran descansar un poco antes del viaje del día siguiente.

La primera etapa del viaje transcurrió sin contratiempos. Desde allí, el grupo cogió un ferry de Alemania a Dinamarca y luego a Suecia y Noruega.

Fue en uno de estos viajes en ferry cuando Chris y Carolyn hablaron a solas por primera vez.

“Recuerdo que estábamos sentados en un pasillo en un ferry nocturno”, recuerda Chris. “Estábamos hablando y bebiendo”.

Aquí están Carolyn y Chris fuera del autobús. Cortesía de Chris y Carolyn De Vreeze

Sentados bajo las estrellas, los dos charlaron sobre sus vidas hasta ese momento: los viajes de Chris, el trabajo de Carolyn en el ferrocarril. Hablaron de Estados Unidos y Países Bajos, de sus diferencias y similitudes.

“Empezamos a llevarnos cada vez mejor”, dice Chris.

Era una noche despejada y la mayoría de los pasajeros dormían en sus camarotes. Sentados en la cubierta, Chris y Carolyn miraron hacia el horizonte. A lo lejos, vieron unos puntos de luz turquesa que danzaban sobre el agua. No se lo podían creer, parecía la aurora boreal.

Este momento, dice Chris, “muy romántico y conmovedor”.

“Aunque”, añade. “Al día de hoy no estoy seguro de si eran auroras boreales u otras luces, quizá de una ciudad, o Dios sabe qué”.

Chris y Carolyn se quedaron toda la noche sin querer, bajo las estrellas, mirando el agua, charlando y al final se quedaron dormidos.

Cuando el ferry atracó, los demás pasajeros volvieron al autobús, pero Chris y Carolyn no aparecían por ninguna parte. Uno de los otros viajeros bajó del autobús para ir a buscarlas. Encontró a Chris y Carolyn aún dormidos, sentados uno al lado del otro en la cubierta.

Carolyn estaba mortificada. Pero le había encantado hablar con Chris con el brillante cielo escandinavo como telón de fondo.

Estos desconocidos se enamoraron en un avión en Navidad

Explorando Europa

Carolyn y Chris empezaron a pasar cada vez más tiempo juntos durante el viaje. Aquí están juntos en Estocolmo. Cortesía de Chris y Carolyn De Vreeze

Carolyn escribió un diario sobre las tres semanas de viaje por Europa, que aún conserva. En él cuenta que la mayoría de las noches Chris y ella no se acostaban hasta las 3 o las 4 de la madrugada, y que se pasaban toda la noche charlando, de fiesta y conociéndose.

Pero, aunque los dos estaban muy unidos, Carolyn estaba saliendo con otra persona en California. No creía que la relación fuera a durar más que su estancia en Europa.

Hacia el final del viaje, Chris, Carolyn y otros viajeros se relajaban en el bar de un hotel neerlandés cuando el personal del hotel informó a Carolyn que había una llamada internacional esperándola.

Se suponía que el viaje se había pagado íntegramente por adelantado. Pero al teléfono, Carolyn se enteró de que había discrepancias en el pago. Al parecer, la empresa turística externa no había pagado algunas habitaciones de hotel y pasajes de avión.

Carolyn acabó en las oficinas centrales de la aerolínea, Transavia, intentando averiguar qué pasaba y cómo resolverlo. Chris la acompañó, como apoyo moral y para ver qué soluciones prácticas podían encontrar.

Chris y Carolyn trabajaron juntos para resolver una crisis inesperada. Cortesía de Chris y Carolyn De Vreeze

Resultó que faltaban unos US$ 5.000. Lo peor es que nadie sabía adónde habían ido a parar y, hasta que se resolviera la situación, Carolyn y sus compañeros de trabajo estaban atrapados en Amsterdam, con su vuelo chárter en tierra.

Con el apoyo de Chris, Carolyn se puso en contacto con Southern Pacific Railroad, que se encargó de transferir los fondos, pero no sería instantáneo. Se llegó a un acuerdo: el vuelo chárter podría salir al día siguiente, pero Carolyn y Chris se quedarían allí, entregando sus pasaportes como garantía mientras esperaban a que llegara el dinero. Y así, el resto del grupo de Carolyn se adelantó.

Los compañeros de Carolyn no entendían del todo lo que estaba pasando. Algunos pensaban que solo buscaba una excusa para quedarse un día más con Chris. Por dentro, Carolyn sentía pánico, pero por fuera intentaba mantener la calma.

“Carolyn y yo pasamos la noche en un hotel cerca del aeropuerto”, recuerda Chris. “A la mañana siguiente, fuimos a American Express, recogimos el cheque de US$ 5.000 y lo llevamos a Transavia. Y nos devolvieron los pasaportes”.

Desde allí, Carolyn pudo volar a Londres para reunirse con sus compañeros y volar de vuelta a California. Fue una montaña rusa emocional que no hizo sino unir más a la turista estadounidense y al guía turístico neerlandés.

“Estaba desesperada, hecha polvo”, recuerda Carolyn. “Y mi héroe vino a rescatarme y se ocupó de todo. Fue entonces cuando empecé a pensar, bueno, este chico es muy amable”.

Chris dice que la experiencia, y el día extra que pasaron juntos, “solo fomentó nuestro romance”.

Dos extraños se conocieron en una pista de baile en Nueva York hace 24 años. Esto es lo que pasó después

Correspondencia a larga distancia

Chris y Carolyn se enviaron montones de cartas. Cortesía de Chris y Carolyn De Vreeze

Antes de que Carolyn abordara su vuelo, Chris y ella intercambiaron direcciones. De vuelta en Estados Unidos, recibió su primera carta desde Europa.

“Seguimos en contacto”, recuerda Carolyn.

Su relación californiana se esfumó, pero las cartas desde y hacia Países Bajos continuaron y aumentaron.

Los dos se escribían, dice Chris, “sobre cualquier cosa”.

“No era raro que recibiéramos dos o tres cartas a la semana”, recuerda. “Muchos telegramas, y costosas llamadas telefónicas de vez en cuando, no demasiado a menudo. Pero la mayor parte era por correo. Así que teníamos montones, todavía los tenemos, montones y montones de cartas que nos enviábamos”.

Chris y Carolyn esperaban con impaciencia la llegada de las cartas. Y las raras llamadas telefónicas eran muy especiales.

“Tiene una voz maravillosa, me encantaba hablar con él por teléfono”, dice Carolyn.

Si las semillas de su romance se plantaron en el ferry escandinavo, la pareja se enamoró a través de su correspondencia a larga distancia.

Cuando Chris planeó una visita a Estados Unidos en diciembre, Carolyn tuvo el “pequeño presentimiento” de que le pediría matrimonio. Su instinto fue acertado.

“Siempre quise volver a verla, por supuesto, y ya lo tenía decidido: iba a pedirle que se casara conmigo”, dice Chris.

Para llegar de Países Bajos a Estados Unidos, Chris pasó más de 24 horas de viaje: voló de Amsterdam a Luxemburgo, de allí a Reikiavik, Islandia, y de allí a Nueva York, antes de cruzar Estados Unidos en avión hasta California.

Chris había viajado mucho, pero nunca había hecho un viaje en avión tan descomunal. Y nunca se había embarcado en un viaje que pareciera tan importante. Estaba nervioso y emocionado.

“Pero cuando llegué, conocí a su familia”, dice Chris, a quienes describe como “personas maravillosas”.

La pedida de mano, dice, fue “a la antigua”.

“Debo admitir que estaba bastante nervioso”, dice. “El nerviosismo desapareció cuando Carolyn aceptó y se convirtió en un momento de alegría para los dos”.

Carolyn dice que su familia quiso a Chris desde el primer momento. Si sus seres queridos tenían dudas sobre que se enamorara del director de turismo europeo al que solo había visto una vez (“¿Quién acaba con su director de turismo en un viaje a Europa?”, bromea) no las expresaron.

“Tenía 30 años. En aquella época era un poco tarde para conocer a alguien”, añade Carolyn riendo. “Así que estaban muy contentos”.

Carolyn era mucho más unida a su familia que Chris, así que vivir juntos en Estados Unidos parecía la opción obvia. Resultó ser más complicado de lo que la pareja había previsto. El visado de Chris se retrasó varios meses, pero finalmente Chris y Carolyn se casaron en mayo de 1973 en Estados Unidos. Carolyn adoptó el apellido de Chris, convirtiéndose en Carolyn De Vreeze.

Aquí están Carolyn y Chris el día de su boda. Crédito: Fotos de Selma, Castro Valley, CA

La boda fue una ocasión alegre y estridente, a la que asistieron unos 500 invitados.

“Fue una gran fiesta, con una banda en vivo y todo… fue absolutamente fabuloso”, recuerda Chris.

La mayoría de los asistentes eran amigos y familiares de Carolyn. “Invité a todos mis amigos del trabajo, a todos los que se me ocurrieron”, dice Carolyn. Los invitados de Chris eran menos.

“A finales de la década de 1960, principios de los 70, un viaje a Estados Unidos era algo enorme”, explica. Pero dice que no le importaba.

“Te tenía a ti”, le dice hoy Chris a Carolyn. “Eso es todo lo que necesitaba”.

Al final de la boda, Chris y Carolyn se pusieron la ropa de “despedida” y se subieron a su auto, un Ford Mustang, para alejarse hacia la puesta de sol, o al menos hacia el nuevo capítulo de su vida. Chris le abrió la puerta del asiento del copiloto a Carolyn y se sentó en el asiento del conductor, como era tradición.

“Me subo al auto y nos vamos. Todo el mundo saludaba y vitoreaba: ‘Adiós, adiós’. Doblamos la esquina y nos perdemos de vista. Yo salgo del auto y ella se pone al volante”.

Chris aún no tenía carné de conducir en Estados Unidos, así que Carolyn tuvo que tomar el volante.

A partir de ahí, Chris y Carolyn se establecieron en su vida juntos en Oakland, California. En 1975, se mudaron a la casa en la que criaron a sus dos hijos, y en la que siguen viviendo hoy.

50 años después

Chris y Carolyn, en la foto de vacaciones en Jamaica, llevan juntos más de 50 años. Crédito: Stacey Clarke

Hoy, Chris y Carolyn dicen estar orgullosos de haber criado a unos hijos internacionales, que disfrutan de su herencia neerlandesa y estadounidense, y que también tienen sus propias familias multiculturales.

“Los hemos criado bien, sin ningún tipo de prejuicio”, dice Chris.

Los últimos 50 años no han sido fáciles para Chris y Carolyn. Hubo momentos difíciles y desgarradores, como cuando Carolyn sufrió un aborto espontáneo en los primeros años de su matrimonio. Y luego, cuando sus hijos eran pequeños, el trabajo de Chris en la hostelería lo mantuvo en el trabajo hasta altas horas de la madrugada, la pareja era como barcos en la noche. Chris y Carolyn dicen que se han esforzado mucho por superar las olas de la vida juntos a lo largo de las décadas.

“Siempre hay altibajos en toda relación y, desde luego, en la nuestra, a veces no parecía todo tan prometedor, pero aguantamos”, dice Chris.

“Sobrevives a los momentos difíciles y luego te alegras de haberlo hecho”, dice Carolyn. “Es un compromiso”.

Unas décadas más tarde, Carolyn y Chris tienen nietos. Aquí están con uno de ellos. A la pareja le encanta pasar tiempo con su familia. Cortesía de Chris y Carolyn De Vreeze

Actualmente, la pareja atesora los recuerdos de sus viajes por Escandinavia en el autobús amarillo brillante y se alegra de los años que han compartido juntos.

“Hace 50 años, más o menos, todo fue muy rápido. El tiempo pasa tan rápido que se acaba antes de que te des cuenta”, dice Chris.

Pero la pareja espera que haya más alegrías por venir, adoran a sus nietos y les encanta pasar tiempo con su familia. Están deseando celebrar su 50 aniversario de boda a finales de este año.

Hoy, la pareja cree que cruzarse en una excursión europea de Carolyn fue cosa del destino.

“La quise desde el primer día y la sigo queriendo”, dice Chris.

“Era el destino”, dice Carolyn. “Estaba escrito”.

The-CNN-Wire™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

The post El inesperado romance europeo que ha durado 50 años appeared first on KTVZ.